buscador y encontrador

mayo 30, 2009

Trabajo en una institución del gobierno, con un salario pues mejorable por mucho, pero decente al menos y que permite cubrir algunos de mis recibos. Lo que hago me gusta. La oficina es pequeña pero tiene lo justo -lo que yo tengo ahí-, servicio de Internet, teléfono, una vista incomparable a las montañas, un pequeño aire acondicionado, silla y escritorio, ustedes saben, esas cosas que nosotros los burócratas solemos pensar como indispensables para hacer la tarea.

La gente que está conmigo es parte de mi aliciente y mis quebraduras de cabeza. Además, los programas de televisión sobre "el gran hermano" o el "ojo que todo lo ve" con sus "complots", alianzas y cuanta fantasía de novela, parecen ser parte del bono laboral.

He de comentar que en diciembre recibo la paga 13, el aguinaldo le llamamos; hay otros beneficios, no se cuales al decir verdad pues yo no los veo. Lo cierto es que tengo un lugar cubierto donde presentarme a trabajar, en horario pues dispar, porque sí, trabajo en una oficina donde no se descansa, aunque sea el estado.

Este sábado al mediodía, me dirigía pues a ese sitio donde paso tanto tiempo, con unas ganas de sacar de la mejor manera todo, para que no se esfumara tan rápido mi fin de semana. Faltaba una cuadra para llegar, el día caluroso con anuncios de tormenta, húmedo el aire, pesado el ambiente y demasiada gente para mi gusto. Había un tumulto, me detuve, traté de evitarlo y como si fuera parte de una escena en cámara lenta vi en cuestión de un minuto como cinco policías tomaban los aguacates frescos de un vendedor ambulante y los reventaba en el cajón de un carro de la policía municipal. La gente corría, se enviaban mensajes con silbidos y gritos, los policías corrian tras la gente, corren los vendedores de películas "pirata" quienes han ido ganándole terreno a los de discos musicales igualmente piratas. Las vendedoras de repostería (pupusas, tanelas, nacatamales) veían sus canastas plásticas volar al cajón del camión mencionado. Seguía el barullo, una mujer se esconde en un restaurante de comida rápida -justo por donde pasaba yo- otos huyen despavoridos hacia el parque o la vuelta de la cuadra. La mujer es atrapada, no suelta su mercancía, llora, la mujer como de 50 años llora, no suelta la bolsa de basura negra que lleva en sus manos. Ella y su mercancía van a parar al camión de la policía municipal, abren su mercadería: medias de todos los tamaños. Me pregunto ¿dónde irá a parar todo esto?.

La gente sigue caminando, mirán en silencio, los vendedores de lotería de la calle están tranquilos, ellos son "legales" y autorizados por la junta, no pareciera que hay que temer, sin embargo, también comentan, no hacen nada, pero lo hablan. Ha comenzado la lluvia -en tan solo dos minutos- ... la gente igual de distraída como yo ahora se preocupa por buscar una forma de taparse. Yo prosigo , entro a la oficina e intento comenzar el trabajo.

No habrá otra forma de "quitar" los vendedores ambulantes de mi país, de la capital. El tener comercio informal va en aumento en este lugar del mundo y en otros más, es una realidad. Aquí encuentras personas de todas las edades, cada vez más adultos en buena etapa de vida y viejecitos muy viejecitos haciendo de todo lo posible.

¿Dónde está la cabeza nuestra? ¿Qué sucede con nosotros? Es como si arrebatar con violencia, perseguir a la gente, romper, confiscar, fuera la solución, cuando el problema es gordo: es social. ¿Dónde estás sociedad? En qué sitio nos metimos que perseguimos al pequeño que no roba, sino intenta jugarse la comida de otra forma un tanto más honrada.

mayo 28, 2009

21

"Las palabras surgen a raudales como una lluvia infinita en un vaso de papel
Se deslizan al pasar
Desaparecen a través del universo (...)
Sonidos de risas y sombras de tierra resuman en mi vista abierta
Incitándome e invitándome
Un amor imperecedero y
sin límites brilla a mí alrededor como un millón de soles
Llamándome y llamándome a través del universo"
Jhon Lenon

21, es un número que me gusta

no es por la película que también es buena (21 gramos pesa el alma, lo que perdemos al morir)

asumo que quizá sea por impar,

por cabalístico (2+1)

porque se llega a ser mayor de edad,

porque un As y un Diez te llevan a ganar en una mesa de juego,

porque es un fecha de festejo singular...

Sorpresivamente he despertado,

de manera suave pero contundente la vida estaba a mi lado,

he extendido la mano: late, respira, siente, sonríe y lucha.

Cuando esto nos sucede, ¿cómo no intentar una vez más cruzar universo si ya somos mayores de edad?

mayo 22, 2009

http://www.radiomalpais.com/

A veces y más que nunca antes, cuando uno está lejos de su sitio extrañado, se ocupa en buscar o ser encontrado por los "otros" llámese iguales o similares del país de origen, a quienes quizá no le hablarías normalmente pero buscas a fuerza de ausencias y compañías.

De esa forma, entre pretextos y lazos en común, se llegan a formar las pequeñas comunidades, unas abiertas otras muy cerradas, guetos voluntarios con olores de casa.

Para aquellos que están en otras latitudes detrás del ordenador, para mis lejanos les dejo radiomalpaís, quienes no conocen el lugar, pues un punto a visitar antes que desaparezca. Buen finde, buena escucha...

mayo 21, 2009

En sus espacios

Hablando y hablando en esta tarde, dos cosas quedaron flotando para el resto de la noche. La primera, que dentro de la invasión continua de la vida de hoy, en donde no necesariamente eliges qué tomar o compartir, la lectura sigue siendo "un ejercicio" en el cual puedes "entrar o salir".

La lectura se puede abordar y dejar sin más, en principio no afecta si te gusta o no un escritor, lo tomas o dejas sin mayor resistencia. No es como el ensordecedor sonido colado por el oído, o la imagen saltona de un monitor, ni el edificio estrambótico diseñado por un burlista del buen gusto. Ni siquiera la nariz abofeteada por el perfume de "boutique" con remarcado olor. Sí es una decisión (por favor evitemos las excepciones, reconociendo que las hay).

Lo segundo, los signos. No se crea que esto de los signos es acerca de las formas en el Valle de Nazca, o los círculos elaborados sobre el pasto de Gran Bretaña, la canción de Soda Estéreo o lo que dicta el monitor de un hospital. Me refiero a esos objetos de la vida cotidiana que contienen una clave para más que un pequeño grupo, llevando un dinamismo propio, evolucionado y desapareciendo -si fuera el caso- frente a nosotros.

Podría pensarse en el idioma por supuesto. Yo pensaba en lo segundo que se "quedó en mi cabeza" la campana. Según me contaban, en los pueblos viejos los sonidos de las campanas eran parte de un código noticioso para comunicar la muerte, el incendio, la misa, la congregación, la llegada y más. Ahora con suerte, la campana anuncia la misa de las 8am y las 6pm. en el fin de semana. Ya no significan "eso de antes", son testigos mudos viendo pasar los tiempos y las nuevas generaciones, pero de vez en cuando parece que nos cuentan historias.

Hasta aquí. La perolata de hoy termina en este momento, entre mis símbolos y signos (rebuscados diría un amigo) con el libre albedrío de decidir enviar esto al bote de la basura o leerlo e iniciar conmigo una lista de símbolos y signos perdidos y encontrados.

mayo 17, 2009

88 la edad de Benedetti

Hoy 17 de mayo del 2009 fallece uno de los grandes, Mario Benedetti. No hay más que decir, para quienes le conocen saben a lo que me refiero, para sus desconocidos, quizá sea tiempo de visitarlo en sus escritos.

Asunción de ti (parte 3)
"Puedes querer el alba
cuando ames
Puedes
venir a reclamarte como eres.
He conservado intacto tu paisaje.
Lo dejaré en tus manos
cuando éstas lleguen, como siempre,
anunciándote.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú.
Aunque mi voz te espere
sola en su azar
quemando
y tu sueño sea eso y mucho más (...)
Habrá que vivir cualquier huida
y el momento de la espuma y el sol (...)
Esta noche, otra noche
tú estarás,
tibia estarás al alcance de mis ojos,
lejos ya de la ausencia que no nos pertenece.
He conservado intacto tu paisaje
pero no sé hasta donde esté intacto sin ti,
sin que tú le prometas horizontes de niebla,
sin que tú le reclames su ventana de arena.
Puedes querer el alba cuando ames.
Debes venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú,
aunque contigo traigas
dolor y otros milagros.
Aunque seas otro rostro
de tu cielo hasta mi.
"

mayo 16, 2009

Por la mitad de mayo

"Llueve como un agravio y ocmo un alivio. El domingo empezaron mis lluvias del año. no las lloviznas, las lluvias. Estas como la que ahora escucho y miro." Angeles Mastreta.

Sí, comenzaron las lluvias. los yigüirros llevan mes completo cantándoles. Hoy por el mediodía parecía las cinco de la tarde con nubes grises, gordas y cargadas que se posicionaron en cuestión de media hora. Llovió con algo de viento, sin violencia y brevemente, se podía caminar con tranquilidad bajo esa agua.

Me contaban que, en los nortes la primavera sigue instalada con un resabio de invierno e intento de verano. Aquí la estación de las aguas está tratando de posicionarse -no importa la resistencia que pongamos-. Tal parece que todos estamos en transición.

mayo 12, 2009

Elogio a la palabra

Para un país de 51.100 kilómetros cuadrados, tener a diestra y siniestra diariamente pequeñas actividades artísticas (aunque solo sea en la capital) es un lujo. Es decir, los martes por 1 dólar a la hora del almuerzo cualquiera puede entrar al "gran teatro nacional" la joya más grande, el templo de los dioses. Ustedes pensarán que será a ver cualquier tontería, pero no es así, son tonterías y cosas buenas con nombre, solo que en formato breve. Si a eso le sumamos el teatro universitario, el experimental (los demás disculpen no cuentan, aunque tengan nombres tan sexis como taxeando por un sueño o el gran hermano de la calle... sin palabras) Las microsalas de exposiciones de arte, los dos paseos peatonales de al menos un kilómetro, el jazz de casi todos los días al este y al oeste, las ferias de cuanta planta, "chunche"y manualidad aparecen, el par de librerías que valen la pena (las demás son solo pocos best-sellers rescatables) además de los sitios de libros usado, pues da la impresión de que hay alguna vidilla en crecimiento por este barrio del módico tamañano cercano a los cinco millones.

Estamos en el festival internacional de poesía, Juan Carlos Mestre es uno de lo invitados de gala en el jardín de los cafetos, los chips y las bananas, no es mi favorito (hago esa salvedad), sin embargo, tiene algunos fragmentos que podrían ir más allá de un vistazo. Para muestra un botón, aunque no asistamos a la velada, quizá alguno pueda:

"Esta noche y no en otra noche más cercana o desnuda voy a empezar a vivir es que ha pasado un hombre alto como un eucalipto y no soy yo (...) Esta noche y no en otra noche más fría o lejana voy a marcharme hacia siempre es que nunca la muerte termina y no soy yo cuando maltratan al beso con ira ya religión o fracaso (...) Esta noche y no en otra noche más escondida y lejana voy a quedarme contigo es que ocurre un mounstro en las selvas del alma y no soy yo cuando claman heridas y heridas..."

mayo 09, 2009

What are you doing the rest of your life?

Leo los periódicos al final de la semana, generalmente el viernes o el sábado, es hasta ese momento que tengo tiempo de darle una mirada lenta. El resto de los días escucho por radio las noticias, total parece que solo piernas, brazos, ojos, malos encapuchados, "viejas chingas" aparecen en las exiguas páginas, promovidas por la crisis cualquiera que sea.

La semana de trabajo ha sido más que intensa y extensa. Ha habido una mezcla de sabor entre la sorpresa, la desidia y el exceso. Ayer comenzamos algunos a cerrar la semana como fue abierta, con un poco más de dos botellas de vino entre tres, la pregunta que nos llevó a hablar más allá de la medianoche fue ¿ y qué opciones tienes de vida? 

No lo sé, aunque sueñe.
video

mayo 06, 2009

Amaneciendo con fiebres

Aplausos dirán ciertas personas por el reavivamiento de las "normas de aseo y urbanidad", que si estornudar mirando al costado tapándose la boca, que si restregarse bien las manos, uñas y cuanta suciedad, que si el pañuelito y el beso sin saliva, que si es incorrecto hurgarse la nariz o compartir la misma cuchara.

No damas y caballeros, esto no es acerca de un nuevo virus, enfermedad o situación económica, es un boicot al contacto. Un cambio de papeles donde todos le tenemos miedo a todos y solamente algunos se verán beneficiados.

Lo cierto es que, pasar de la higiene personal la cual debería existir permanentemente, a todo lo demás: llámese suspender reuniones mundiales, encerrar personas en hoteles, sospechar de cuanto foráneo mexicano o de visita en ese país estuvo, o temer a cuanto dolor de huesos, articulaciones y demás partes del esqueleto, son dos dimensiones diferentes.

Es el temor a lo desconocido, es así como más de 6 billones de habitantes le temen a "eso"y eso aún no sabemos cómo se llama, todos los días cambia de nombre, muta, evoluciona, "mata a alguien nuevo" , porque sí le tememos al eso que es visible pero no al eso silencioso.

De acuerdo, usaremos mejores medidas hasta en el autobús, pero me niego usar el tapabocas que no me deje hablar de lo que debemos tratar o que nos obligue a abordar el remolino de la sicosis colectiva.

mayo 04, 2009

Mi libertina decisión de mezclar la gula: Goliardo, del francés antiguo, clérigo de vida irregular

Hace unos cinco días que no me siento en la silla del sitio este donde escribo, quizá esté relacionado con que estoy llevando un curso corto que se está comiendo lo poco que me queda de actividad cerebral. Podría ser, que también quería escribir un poco sobre la vida del mundo mundial, quizá pienso que puedo opinar sobre esto debido a mi formación. En otro momento tuve un intento de escribir sobre uno de mis poetas favoritos (a veces dicen que el poeta de las niñas rosa) quién enfermo en el hospital se encuentra, sí el Benedetti.


Tres cosas me detuvieron hasta ahora: el blog en sí mismo; la desgana de hablar de la neurosis (sin despreciar lo que hay allá afuera) sobre todo lo pandémico desde las vacas locas, a las fiebres avinas y porcinas, el virus silencioso aún por descubrir, la riqueza desmedida de las farmacéuticas con el lucro sin estómago acerca de la salud, sin dejar el desastre ambiental que pudiese significar y, finalmente el disco que recientemente adquirí: Carmina Burana.


Goliardo, del francés antiguo gouliard, llámese clérigo de vida licenciosa, gente del demonio, vagabundo, estudiante pícaro, goloso e insaciable, pero más allá de su forma de vida, lo que más interesa de estos, es su afición a la literatura.


Poesía satírica en latín, poesía de descontento, crítica a la iglesia, a la sociedad establecida, al poder, ¿por qué no elogiar el vino, la taberna, el juego, las mujeres y el amor? Es así como de la colección de cantos goliardos quizá reconozcamos mejor “O Fortuna Imperatrix Mundi”, de lo que hay en el youtube la interpretación de “UC Davis Symphony, the University Chorus and Alumni Chorus and the Pacific Boychoir at the Mondavi Center” suena bastante bien (ojo habrá que recordar mis malos oídos, mi escucha fatal, así que no es bueno seguir crítica musical mía.)


Al parecer y como siempre, la historia está “hecha por muchos humanos” además de unos cuantos animales y otras especies, quizá por eso llevamos cada cierto tiempo un sabor ferroso en la boca de cosas ya vividas en la historia y que hoy son otra vez presente. Me hubiese gustado subir algo, sin embargo estoy teniendo reales problemas con la configuración del sitio. Un día de esto lo arreglaré, claro si sobrevivo a la gripe.