buscador y encontrador

junio 15, 2009

Veintemil lenguas en viaje

"Según los criterios humanos, era imposible que se tratara de algo artificial puesto que tenía el tamaño de un mundo. Empero, su apariencia era tan extraña y complicada, era tan obvio que estaba destinado a algún propósito complejo, que sólo podría ser la expresión de una idea. Se deslizaba en la órbita polar en torno de la gran estrella blanco azulada y se asemejaba a un inmenso poliedro imperfecto, que llevaba incrustadas millones de protuberancias (...) cada uno de los cuales apuntaba hacia un sector en particular del cielo para atender a todas las constelaciones. El mundo poliédrico había desempeñado su enigmática función durante eones. Era muy paciente. Podía darse el lujo de esperar eternamente. " Contacto, Carl Sagan

Entonces, recapitulemos:
era imposible
tenía el tamaño del mundo
su apariencia era extraña y complicada
era obvio que esta destinado a algún propósito complejo
solo podría ser la expresión de una idea
se asemejaba a un poliedro inmenso (...)
era muy paciente, podría darse el lujo de esperar eternamente.

Ya sabemos de viajes que toman unos minutos, algunos horas o la vida. Dilate el tiempo que sea, el regreso a lo que llamamos "casa"siempre se hace más corto...

Voy a girar las manecillas del reloj, miraré por la ventana y estaré en la puerta.

1 comentario:

Aroa dijo...

Ya sabemos de viajes que toman unos minutos, algunos horas o la vida.

Uff... no sé, hoy, en este justo día espero regresar pronto a casa, donde y cualquiera que sea.

Un abrazo.