buscador y encontrador

enero 19, 2010

Verano

Uno podría pensar que en los días de verano es la época donde no suceden cosas tristes ya que el calor se mete por el cuerpo, estás más predispuesto a andar en la calle, tomar una cervecita en cualquier sitio, se atreve uno a colocarse ropa que en otras circunstancias no se haría y no hay escondrijos detrás de las capas de abrigos que ocultan los kilos de más o de menos.

Los días soleados con brisa fresca son una fortuna y mayor regalo si los recibes en un lugar cualquiera con la labor de no moverte, solo tertuliar. Las noches seductoras en cielos de color profundo, limpio de nubes con luces colgantes.

En el verano uno está más predispuesto a hacer lo que dijo Victor Hugo, que la risa ahuyente el invierno del rosto humano. Sin embargo hay días que aunque brille el sol por todas partes no vemos más que las sombras de los cuerpos. Cuando eso sucede, todos sabemos que es tiempo de mirar adentro...

1 comentario:

Claudia dijo...

Hola, te conocí en el blog de Marcelo y te vine a visitar. Qué agradable lugar, vendré más seguido y por lo pronto, vas derechito a mi blogroll.

Un abrazo,