buscador y encontrador

marzo 07, 2010

Tres hombres: Orlando Zapata, Miguel Hernández y Jorge Debravo

La noche está ventosa, no tanto como la tarde en donde los "colgajos" no paraban de sonar y sonar como el agua acelerada por una caída. Tengo horas de rumiar este "post", quería escribir sobre las voces que desde algún sitio piden ayuda, piden humanidad, los que hacen callar a golpes, a mordazas, a pedradas y balas, pensaba en la muerte del que siente y piensa (otra más) de Orlando Zapata

Lo anterior, me llevó a recordar a un hombre que más joven no podía estar cuando murió y quien al menos a mi, me levanta las exclusas de alguna manera provocadora hacia otros lugares (Miguel Hernández) y junto a él quien gritaba entre la dureza la palabra, vida, el sentimiento humanidad (Debravo).

No haré más introducción, pues lo que hubiese pensado lo olvidé entre las horas de movimiento, en todo caso no lo necesitan, mejor dejaré dos rastros para esta noche o día.

"(...) Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuros
y siento más tu muerte que mi vida (...)

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada (...)

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte 
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte 
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte..." 
Elegía a Ramón Sijé, M. Hernández

"No acostumbro a decir amo, te amo,
sino cuando el amor me inunda todo
desde los ojos hasta los zapatos (...)

Una vez dije: ¡sufro! Y era que el 
sufrimiento
agitaba a mi lado sus cascos de caballo.

Y siempre digo: espero. Porque a mí me 
podrían 
arrancar el recuerdo como un brazo,
pero no la esperanza que es de hueso
y cuando me la arranquen dejaré de ser
esto 
que te estrecha las manos.

Creo en el corazón del hombre, creo 
que es de pura caricia a pesar de las 
manos
que a veces asesinan, sin saberlo,
y manejan fusiles sanguinarios.

Creo en la libertad a pesar de los cepos,
a pesar de los campos alambrados (...)

Y creo en el amor, en este amor de acero
que va fortaleciendo las piernas y los
brazos,
que trabaja en secreto,
a escondidas del odio y del escarnio,
que debajo del traje se hace músculo,
órgano, experiencia, nervio, ganblio (...)"
Credo, J. Debravo

La pintura es de Guayasamín, se llama Hambre

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Do you have copy writer for so good articles? If so please give me contacts, because this really rocks! :)

H. J. dijo...

If you wanna use any of the articles, please just mention the source of those.
I have written all blog content with exception of a couple posts from friends. (content's blog from other authors has been quoted properly.)

Anónimo dijo...

Do you have copy writer for so good articles? If so please give me contacts, because this really rocks! :)

h.j. dijo...

if you want to contact me, write to muchosabrazos@gmail.com