buscador y encontrador

noviembre 13, 2012

ya no seremos los mismos

Los indígenas de ciertos pueblos de América llamada Latina, gritan el nombre de su gente, en especial de sus niños, esto cuando han entrado en un sitio abierto, en una situación que les altera (para bien o para mal). Lo hacen para recuperar pedazos de su espíritu que pudieron quedar perdidos en el camino. Así que todos llamad a Gabriel.  

"y la leche le brotaba de la barriga como lágrimas
y la tarde estaba fría, solemne. 
todo éramos humanos: todos llorábamos al unísono 
como leche de la barriga,
pero ninguno podía hacer lo que ella:
acostarnos con él en la diminuta fosa, encogerse
hasta envolverlo y amarlo por el resto de los tiempos."
(en paz descansa) 

4 comentarios:

Iraide dijo...

Siento algo desgarrador con este texto pero si te soy sincera no lo entiendo.

(por cierto, y ya van... ¿veinte?) jaja... debo ser muy torpe, lo siento.
Besos
;-)

h.j. dijo...

Esa forma de leer aunque dices que no entiendes, siempre es certera. Lo es.. Gabriel falleció y lo que está entre comillas fue lo que pasó con su madre.
Un beso, nena con ganas de inventar que mejor visitamos patrimonios y descubrimos otros mundos...

TORO SALVAJE dijo...

Con tu explicación lo entiendo mejor.
Que pena...

Saludos.

h.j. dijo...

sí que pena... y mucha